669 445 830 | info@alandalusphototour.com

El filtro polarizador: un “Antes” y un “Después” en nuestras imágenes.

En este capítulo hablamos de los colores en nuestras fotografías,  las dificultades de captarlas correctamente y cómo el uso de filtros nos puede ayudar en conseguirlo.

Una de las dificultades de la fotografía reside en el hecho de que nuestra cámara no registra la realidad de la misma forma como la vemos con nuestros ojos. Cuando se trata de captar el cromatismo de una escena, también esa diferencia nos afecta. Aquí entra en el juego el tema de los reflejos de luz; hay muchos que nuestra visión no es capaz de percibir, en cambio el sensor de nuestro equipo sí los registra.

Estos “invisibles” reflejos pueden resultar en una imagen decepcionante en cuanto a las tonalidades, que suelen salir más bien apagadas, grisáceas e incluso quemadas, en comparación con como nosotros mismos hemos visto la escena.

Pero que no cunde la desesperación; el tema tiene remedio en forma de un filtro llamado polarizador, que eliminará estos molestos reflejos.

Aquí una muestra de un filtro polarizador, en este caso un ejemplar con un diámetro de 77 milímetros y del tipo “slim” (delgado) para evitar viñeteo en objetivos de gran angular.

El filtro se enrosca delante nuestros objetivos, el primer anillo sirve para su fijación, el segundo para girar y así intensificar la polarización. Su presencia permite filtrar los reflejos e impedir su paso hacia nuestro sensor y así nos ayudará a mantener los colores vivas en nuestras imágenes.

Podemos apreciar como estos colores se intensifican, sobre todo si disparamos a un ángulo de unos 90 grados con respecto al sol.

Para muchos fotógrafxs a lxs cuales me incluyo, este filtro marcó o marcará un antes y un después a la hora de realizar fotografías, sobre todo cuando trabajamos “outdoors”.

Aquí un ejemplo de una escena captado sin el filtro polarizador y otra con el uso del filtro (como si fuera un anuncio del milagroso detergente de la marca X).

 

En la primera imagen se refleja una de esas imágenes que decepcionan por los apagados colores y las zonas quemadas que en nada recuerda a la escena tan maravillosa que nos sedujo a realizar la imagen.

En la segunda imagen se ve claramente como nuestro filtro “mágico” y su polarización han ayudado a mantener los colores vivos, no solamente en el cielo, sino también en la vegetación e incluso ha permitido mantener detalles en las zonas más claras como en el cielo y en las cascadas. Lo más llamativo es la zona del río; no solamente se han preservado los colores sino también se ve con mucha más claridad los detalles debajo del agua.

 

Continuará…

(En la segunda entrega sobre el filtro polarizador mostramos más ejemplos de su funcionamiento y daremos algunos consejos más en cuanto a su uso y adquisición).

AL ANDALUS PHOTO TOUR

@Todos los derechos reservados

Envía tu dirección de email: